Unidos presenta su modelo de impacto en la conferencia Caribbean Strong

Unidos por Puerto Rico (Unidos) distribuyó más de $38 millones en fondos a 193 organizaciones sin fines de lucro como parte de la respuesta al desastre de Huracán María y 5.5 millones de libras de productos, a diciembre de 2018. En total, la organización impactó a 1,500,000 personas en Puerto Rico, casi la mitad de la población.

Mariely Rivera, directora ejecutiva de Unidos, fue una de 50 oradores que participaron en la conferencia “Caribbean Strong-Building Resilience with Equity” que se celebró por tres días en el Sheraton, a fines de febrero y comienzo de marzo. Asistieron al evento casi 450 participantes de Puerto Rico, el resto del Caribe, Canadá, Estados Unidos continentales y China.

Unidos se creó justo después que los poderosos vientos del huracán Irma rozaron a Puerto Rico y el mismo mes la Isla se encontró con que tenía que reaccionar a la devastación causada por el huracán María. Mariely se unió a la organización en noviembre de 2017, en un momento crítico en la respuesta a desastre. Comenzó organizando el equipo y estableció el proceso para evaluar las propuestas de fondos según las necesidades más inmediatas.  Unidos primero se enfocó en propuestas que brindaron alivio, para después considerar las que apoyaban la recuperación y finalmente la reconstrucción. Unidos recibió donaciones de más de 140,000 donantes.

Para diciembre de 2018, Unidos había distribuido 10% de sus fondos para  agua y alimentos, 22% a servicios de salud y productos, 20% para servicios de bienestar social, 20% para desarrollo económico y 28% para reparaciones y reconstrucción de viviendas.

El Dr. Martín Montoya-Zavala, director de Operaciones para el Fideicomiso de Salud Pública del Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico (FCTIPR), fue uno de los organizadores del evento. Para reconstruir con resiliencia y equidad es clave contar con un mejor entendimiento del efecto que tiene el cambio climático sobre el Caribe y cómo se debe fortalecer la capacidad de las organizaciones para mejorar su respuesta ante los desastres.

A eso se debió la participación en la conferencia de John Englander, un renombrado oceanógrafo quien es un experto en la elevación del nivel del mar. Su charla se tituló “A reconstruir más alto para las tormentas, mareas y elevación del nivel del mar”.  Para Montoya es crítico entender el impacto de una proyección de elevación en el nivel del mar para el proceso de reconstrucción. Englander ha servido como principal oficial ejecutivo de The International SeaKeepers y The Cousteau Society.

Otros reconocidos participantes incluyeron al Dr. Richard Besser, principal oficial ejecutivo del Robert Wood Johnson Foundation y el Dr. Georges Benjamin, director ejecutivo del American Public Health Association. La participación del Dr. Besser se tituló” Para aprender tenemos que escuchar”, mientras que el Dr. Benjamín habló de “Ausencia prolongada de servicio eléctrico, a poner en práctica la resiliencia”.

Más allá de esos temas, gran parte de la conferencia se enfocó en la preparación para el manejo de un desastre, la resiliencia y la salud pública. Una de las sesiones se enfocó en “Morbilidad y mortalidad después del desastre” que incluyó la participación del Dr. Satchit Balsari, profesor asistente de Medicina de Emergencia en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard; la Dra. Lynn Goldman, decana del Instituto Milken de Salud Pública de la Universidad de George Washington; y Rebecca Noe del Capacity Building Branch de los Centers for Disease Control.

Además, el FCTPRI oficialmente lanzó en esta conferencia el Puerto Rico Hurricane Response Hub Technical Assistance Center. Este centro promueve “realzar los esfuerzos ambientales y de salud ocupacional en las áreas impactadas por los huracanes Harvey, Irma y María al fortalecer la capacidad del personal que participa de manejo de desastres y salud pública”. Financiado por el Center for Disease Control and Prevention (CDC), esta iniciativa es una colaboración entre el National Coordinating Center for Public Health Training, el National Network for Public Health Institutes, el Fideicomiso de Salud Pública de Puerto Rico y otras organizaciones en Puerto Rico.

Montoya explicó que muchas de las recomendaciones discutidas en la conferencia de Caribbean Strong serán incluidas en el informe final que saldrá próximamente.

Además de discutir el impacto que Unidos tuvo sobre la recuperación del desastre, Mariely concentró su participación en presentar las lecciones aprendidas y en las recomendaciones para una futura respuesta. “Es vital identificar cuáles son las organizaciones sin fines de lucro y cuáles son sus capacidades”, dijo. Por otra parte, dijo que las necesidades eran tantas, que muchas organizaciones sin fines de lucro terminaron por ir más allá de su misión y además crearon alianzas informales con otras entidades para extender el alcance de la ayuda.

Al mirar al futuro, dijo que es importante crear herramientas que identifiquen y localicen dónde están las organizaciones y qué capacidad tienen. Además, señaló que se deben formalizar las alianzas entre organizaciones sin fines de lucro con el fin de establecer coaliciones en las regiones que el gobierno ha creado para el manejo de emergencias.  Mariely sugirió que entidades como P.E.C.E.S., Inc. (Programa de Educación Comunal de Entrega de Servicios) en Humacao, que probó su efectividad en responder a las comunidades en el sudeste de Puerto Rico, o AMPI (Asociación Mayagüezana de Personas con Impedimentos, Inc.) en el oeste, pueden ser las organizaciones capaces de construir las coaliciones regionales en las cuales se apalanquen las fortalezas de cada entidad para responder de manera más efectiva a un desastre.

Para más información sobre Unidos, acceda unidosporpuertorico.com, para información sobre la conferencia puede pulsar sobre el siguiente enlace: http://prsciencetrust.org/newsletter-feb-mar2019/

icrossingAdminUnidos presenta su modelo de impacto en la conferencia Caribbean Strong