Tras sufrir embates el hospital comunitario de Aguadilla nuevamente se levanta

El huracán María removió todo el empañetado de la pared del Hospital Buen Samaritano, arrancó los conductos del aire acondicionado del techo y tapó los desagües, lo cual contribuyó a inundar el primer piso de la institución y dañar sus tres elevadores.  Y eso no fue lo peor que le tocó a este centro de salud.

A pesar de los daños sustanciales, el plan de emergencia del hospital, que incluía dos semanas de suministros y su generador, permitió que el personal pudiera atender numerosas personas que se presentaron en su sala de emergencia tras la estela de destrucción que causó el huracán.

“Nuestra sala de emergencia estaba llena. Hasta tuvimos un hombre que llegó con una rama embestida en su cuerpo”, recordó Marilyn Morales, directora ejecutiva de la institución. El personal del hospital continuó trabajando durante días, con muy pocas horas de sueño.  Durante este periodo, recibieron ayuda de numerosas organizaciones y voluntarios. “No tenemos idea de cómo se enteraron de nuestra situación, pero se presentaban para ayudar”, dijo Morales, quien añadió que recibieron ayuda de cinco médicos de Florida Hospital, una red de hospitales en Orlando, Tampa y Daytona Beach. Ellos legaron para relevar al personal médico que había estado trabajando sin parar durante la emergencia.  También recibieron ayuda de la Patrulla Fronteriza y de otras organizaciones que brindaron seguridad. El Buen Samaritano, con 230 camas, es el hospital regional más grande del noroeste, con un área de servicio que incluye una población aproximada de 200,000.

Un serio revés

Otra catástrofe afectó al hospital. La represa de Guajataca desarrolló una fisura que causó que se temiera por su colapso.  Por lo cual, la Autoridad de Acueducto y Alcantarillado (AAA) cesó la distribución de agua en el área mientras que el Cuerpo de Ingeniero del Ejército de Estados Unidos trabajó en la estabilización de la represa. El hospital se quedó sin agua y dependió solamente de su cisterna de agua de 324,000 galones para operar el hospital y el enfriador (chiller) del aire acondicionado, lo que no era suficiente para continuar la operación. Cuando le solicitaron a la AAA, que le enviaran un camión tanque con agua para reponer la cisterna, le indicaron que no podrían.

El personal del hospital no pudo trabajar. “Estuvimos sin un suministro seguro de agua por 40 días”, dijo el director médico, el Dr. Arturo Cedeño. Mientras tanto, el hospital estableció un Centro de Mando de Emergencia para enfocarse en atender los daños sufridos por el hospital.  Durante este periodo, la operación del hospital cesó.

Mientras tanto, el USNS Comfort, el buque hospital de la Marina de Estados Unidos, con 1,000 camas, se trasladó a la costa de Aguadilla. Y el Dr. Cedeño acompañó en ambulancia a tres pacientes críticos en ventiladores para el traslado a la embarcación. Tuvieron que regresar al hospital de Aguadilla cuando se canceló el viaje en helicóptero.  Más tarde repetiría la operación de traslado.   Por otra parte, el Ejército de Estados Unidos estableció un hospital temporero en los predios del Buen Samaritano para atender las necesidades de salud de la población.

Primeros pasos hacia la resiliencia

“Tomamos el periodo que estuvimos cerrados de octubre a noviembre para reparar, pintar y limpiar todos los conductos del aire acondicionado y limpiar los pisos. Nuestro personal de enfermería también trabajaba en los procesos de limpieza”, dijo José Rosa, el ingeniero en jefe del hospital quien está a cargo de la planta física. Además, apoyaron las operaciones del hospital militar temporero al proveer alimento y suministros al personal del ejército asignado a trabajar en él. 

Pero, el cierre tuvo su impacto.  “Perdimos al jefe de ginecología-obstetricia y a personal de enfermería”, dijo el Dr. Cedeño. Aceptaron ofertas de instituciones de salud en los Estados Unidos continentales.

Fue durante una sesión de lluvias de ideas llevada a cabo por el centro de mando del hospital que se dieron cuenta que podrían someter una solicitud de fondos a Unidos por Puerto Rico. Solicitaron $621,934.50 para instalar un generador de 2MW, con suficiente capacidad para suplir todas las necesidades energéticas del hospital y las del edificio contiguo, donde se encuentran las oficinas médicas y laboratorios. También solicitaron fondos para hincar un pozo de forma de garantizar los abastos de agua y un equipo de esterilización grande, ya que el que tenía el hospital se dañó como resultado del huracán.

Para enero, ya habían completado toda la documentación necesaria y sometieron formalmente la solicitud a Unidos.  En marzo ya habían recibido los fondos. “Esta solicitud fue una prioridad para Unidos por Puerto Rico ya que tenemos un interés apremiante en apoyar los esfuerzos de recuperación y realzar la resiliencia de una pieza clave del sistema de salud de Puerto Rico en el noroeste”, dijo Mariely Rivera, directora ejecutiva de la fundación que asiste en la recuperación del desastre.

El generador de 2MW se instaló temporalmente en lo que se concluye la construcción del pozo.  Afortunadamente, ya encontraron agua a más de 400 pies de profundidad y se encuentran en el proceso de hacerle pruebas de laboratorio. El pozo debe estar operacional en aproximadamente cuatro meses cuando se instalará el generador de forma permanente al lado del pozo. 

El censo de pacientes regresa lentamente a los niveles pre-huracanes, sin embargo, el Dr. Cedeño explicó que con toda probabilidad no regresarán a los niveles normales hasta tanto no contrate especialistas para llenar los puestos que quedaron vacantes como resultado de la crisis.  El hospital se encuentra en el proceso de entrevistar médicos.

“El huracán María nos enseñó que necesitamos ser autosuficientes, tanto como se pueda”, dijo el Dr.  Dr. Cedeño. Por lo menos, en lo que respecta a energía y agua, ya están listos para suplir sus necesidades en una próxima tormenta o crisis. Para más información sobre Unidos por Puerto Rico, visite: www.unitedforpuertorico.com y para más información sobre el hospital, puede visitar: http://www.hbspr.org/.

icrossingAdminTras sufrir embates el hospital comunitario de Aguadilla nuevamente se levanta