Terapia de juego para sanar a niños

El sobrevivir uno de los huracanes más devastadores de recién memoria sumó otro nivel de trauma a la vida de 2,500 niños y jóvenes que viven en albergues en Puerto Rico.

Estos niños y jóvenes han sido removidos de sus familias debido a una variedad de factores entre ellos violencia, abuso y negligencia. “Su sentido de seguridad ya se había afectado cuando azotó el huracán”, dijo Marcos Santana, presidente de la Red por los Derechos de la Niñez y Juventud de Puerto Rico.

Antes y durante de los huracanes Irma y María, los miembros de la Red trabajaron intensamente para asegurar que los 104 centros y albergues que forman parte de la organización estuvieran listos para la emergencia. Contaban con agua, alimentos y medicamentos.

“Nos movilizamos rápidamente después del huracán y al cabo de un mes habíamos visitado a todos los albergues y centros en 32 municipios”, dijo Marcos. Realizaron un censo de necesidades y montaron una operación para proveer las necesidades básicas a los albergues y centros que forman parte de la entidad sin fines de lucro. Sin embargo, en la secuela de María las provisiones para la emergencia probaron ser insuficientes para los meses que estarían sin servicio eléctrico y con servicio de agua irregular en muchas áreas donde no llegaba el líquido al no contar con energía para bombear el agua a las áreas elevadas.

La Red, junto a otras ONGs que le dieron apoyo, estableció una operación para distribuir diésel para los generadores, agua, pañales, alimentos, medicamentos y médicos. Con el transcurso de las semanas, la directiva de la Red por los Derechos rápidamente se percató que tenían que hacer más. Había evidencia de que muchos de los niños sufrían de estrés post traumático.

“Estudiamos la experiencia de Ecuador que había desarrollado un programa para los niños después de sufrir un terremoto devastador”, explicó Marcos.

En ese momento acudieron a Unidos por Puerto Rico y solicitaron fondos para el programa. Con un donativo de $90,000 formaron equipos multidisciplinarios para desarrollar terapias basadas en el juego que ayudaran a los niños a manejar su trauma.

Un año después del huracán María, la Red ha fortalecido su preparación, que incluye la creación de un fondo de emergencia. También ha trazado planes de recuperación para el mediano y largo plazo, establecido un almacén para los suministros, creado brigadas de voluntarios, expandido la lista de colaboradores y la mejorado la coordinación entre sus miembros. Aún más importante, al tanto de que existe mucha fragilidad en las comunidades de Puerto Rico, ha expandido el alcance de su trabajo para desarrollar una iniciativa de prevención comunitaria con el fin de evitar que más niños terminen en albergues separados de sus familias. Para más información sobre la Red, por favor visite en Facebook, Twitter in Instagram @redenijPR o llame al 787-510-6506 ó 787-532-8996. Para información sobre Unidos por Puerto Rico puede acceder www.unitedforpuertorico.com

icrossingAdminTerapia de juego para sanar a niños