SIM extiende alcance a los pacientes tras el huracán María

Los pacientes de la red de clínicas sin fines de lucro de Salud Integral de la Montaña (SIM) dejan de asistir al 41% de sus citas médicas por falta de transportación.

La ausencia de transportación es uno de los determinantes sociales de la salud en la región central montañosa de Puerto Rico, donde prevalece la pobreza y no hay un sistema de transportación funcional. SIM, que es una Centro Federal Calificado bajo la sección 330 de la Ley Federal de Salud Pública, provee cuidado primario y opera salas de emergencia. Casi nueve de 10 de sus pacientes son beneficiaros de Medicaid, seis por ciento tiene un plan comercial o de Medicare Advantage y cuatro por ciento no tiene un seguro de salud.

Ya que la mayor parte de sus pacientes se encuentran en la región montañosa, en pueblos como Barranquitas, Comerío, Corozal, Naranjito, Orocovis y Toa Alta, la experiencia tras el huracán se tornó aterradora cuando se dieron cuenta que los pacientes no podían llegar a ellos porque las carretas estaban bloqueadas o se habían derrumbado parcialmente. Por varias semanas después del huracán, los pacientes tenían mucha dificultad en llegar a los centros de salud.
SIM se convirtió en la primera línea de respuesta para servicios primarios de salud en las comunidades de la montaña junto a voluntarios y aliados que incluyeron empresas, otras organizaciones sin fines de lucro y universidades.

“Establecimos a nuestro equipo en la comunidad”, dijo Gloria del C. Amador, directora ejecutiva de SIM. “Trabajamos de cerca con los municipios y participamos en la campaña de vacunación de VOCES y el Departamento de Salud de Puerto Rico”, recordó.

Creían que sería un esfuerzo de unas cuantas semanas, pero siguió extendiéndose cada vez más una vez quedó evidenciada la magnitud de la devastación. Antes y después del huracán, el personal de SIM transfirió a los pacientes en ventiladores de sus hogares a algunas de sus instalaciones, donde los acomodaron para que tuvieran acceso a servicio eléctrico, agua y tanques de oxígeno.

Puerto Rico sufrió uno de los cortes de servicio energético más largos en récord, producto del paso de los huracanes Irma y María en septiembre de 2017. A pesar de que las plantas que producen electricidad no sufrieron daños mayores, los sistemas de transmisión y de distribución fueron hecho trizas. En particular en la parte central montañosa del país, la población tuvo que vivir sin servicio energético y con servicio irregular de agua por más de seis meses. En esas condiciones, la salud se convirtió en una necesidad apremiante. Cerca de 3,000 muertes directas e indirectas se han vinculado al huracán María durante el período de septiembre a febrero, según un estudio del Instituto Milken de Salud Pública de la Universidad de George Washington.

Al igual, la salud mental de muchos pacientes comenzó a afectarse grandemente. Organizaron sesiones con profesionales de salud mental de SIM, que incluyen psicólogos y trabajadores sociales clínicos. Y también coordinaron sesiones grupales para el equipo, que día a día enfrentaban situaciones complejas de los pacientes cuando iban al campo.

Las alianzas resultaron clave para extender el acceso a servicios

SIM también comenzó a establecer alianzas con otros grupos para ser más efectivos al atender las necesidades de los pacientes. La Agencia Federal de Manejo de Emergencia (FEMA por las siglas en inglés) y el Departamento de Salud al igual que muchas otras organizaciones asistieron con generadores, diésel para operarlos, agua potable, vacunas y otras necesidades. “Tuvimos 45 empleados de un total de 530 que perdieron todo o sufrieron daños severos en sus hogares. Sin embargo, se presentaban a trabajar todos los días”, dijo.

En abril SIM asistió a un Foro de Salud organizado por Unidos por Puerto Rico en el cual se estaba compartiendo los aprendizajes que se estaban dando producto de los esfuerzos de alivio y recuperación. Gloria compartió con el público las experiencias de SIM en el campo. Para esa fecha su preocupación continuaba siendo cómo cuidar de pacientes encamados que no podían llegar a las clínicas. Muchos de sus pacientes vivían en áreas rurales y sus familiares no contaban con los recursos para pagar una ambulancia ni para otros tipos de transportación.
Cuando escuchó en el Foro que Unidos por Puerto Rico le había proviso fondos para una ambulancia a un nuevo centro de salud comunitaria establecido en una parte de Utuado que había quedado aislada de pueblo, vio la oportunidad de preguntar si SIM podía solicitar fondos para una ambulancia diseñada para transportar pacientes encamados.

“Tan pronto nos dimos cuenta de su situación, le ayudamos a diseñar la propuesta, para que atendiera sus necesidades”, dijo Mariely Rivera, directora ejecutiva de Unidos por Puerto Rico. “Como una organización enfocada en proveer asistencia en un desastre, nos preocupaba sobremanera las brechas en el cuidado”, dijo Mariely.
Inicialmente, Gloria indicó que la propuesta de $169,850 se enfocó en adquirir una ambulancia Tipo II diseñada en específico para el transporte de pacientes encamados y para contratar a cinco paramédicos. Pero, como la ambulancia hecha a la medida no llegará hasta octubre o noviembre, solicitó un cambio en el uso de los fondos para que en lugar de contratar a los paramédicos pudiera comprar dos vehículos para transportar a los pacientes que no cuentan con esta alternativa para llegar a las clínicas.

Al año del huracán, SIM ahora tiene más pacientes que antes del desastre. El año antes del huracán sirvió a 32,169 pacientes. Para diciembre de 2017, SIM proveyó servicios a 39,002 pacientes a pesar de todos los obstáculos. Para agosto de 2018, SIM ya servía a más de 45,000 pacientes y están proyectando llegar a más de 50,000 pacientes para fin de 2018.
Su alcance continúa expandiendo gracias al apoyo de organizaciones como el Children’s Health Fund que les donó una unidad móvil. El Children’s Health Fund se fundó hace 30 años por el cantante y compositor Paul Simon y el Dr. Irwin Redlener, un pediatra que aboga por los niños, con el fin de proveerle servicios de salud a los niños que tienen menos acceso. También recibieron una otra unidad móvil de Direct Relief además de fondos del Banco Popular y de Somos Una Voz, una alianza de los cantantes Marc Anthony y JLO, el astro retirado de béisbol Alex Rodríguez y el Hispanic Federation.

Unidos por Puerto Rico ha distribuido aproximadamente 22 por ciento de los fondos a los proyectos relacionados al campo de la salud. Además, distribuye fondos a cuatro áreas adicionales para apoyar esfuerzos de ayuda y recuperación que incluyen agua y alimentos, bienestar social desarrollo económico y vivienda. Para más información sobre Unidos por Puerto Rico, visite www.unitedforpuertorico.com. Para más trabajo sobre el trabajo de SIM, por favor acceda www.sim.org o en Facebook: Salud Integral en la Montaña – SIM.

icrossingAdminSIM extiende alcance a los pacientes tras el huracán María